Como perder el miedo a conducir

Conducir despierta diferentes emociones en cada persona y, por desgracia, para muchos aspirantes a conductores, pueden ser de miedo.
Ya sea el miedo a suspender el examen, la aprensión a conducir en autopista, la ansiedad por volver a la carretera tras años de ausencia o una auténtica fobia, hay muchas razones por las que la gente tiene miedo a ponerse al volante.

Adquiere un seguro de auto

Para evitar preocupaciones por accidentes, te sugerimos contratar un seguro de responsabilidad civil para tu auto, el cual te dará seguridad al conducir y evitará sensación de ansiedad y estrés. Un paso muy importante para superar el miedo a conducir, es dejar de pensar en futuros accidentes y disfrutar del momento.

Contratar a un instructor de conducción

Es sorprendente saber que muchas personas tienen un miedo absoluto a conducir en la carretera porque carecen de las habilidades de conducción necesarias. Tomar clases es el primer paso si quieres aprender a conducir. Es importante encontrar un instructor de conducción comprensivo y paciente que le guíe en todo momento.

Practicar técnicas de relajación

Cuando tengas muchas ganas de conducir, debes aprender la importancia de la relajación. No debes estar tenso ni paranoico cuando conduzcas. Tienes que relajarte y mantenerte concentrado cuando conduces. Una de las muchas técnicas de relajación es la meditación, que ha demostrado ser muy eficaz.

Utilice afirmaciones positivas

Sé amable y dedícate a ti mismo unas palabras de afirmación. Se trata de afirmaciones breves que potencian los sentimientos positivos. El auto-estímulo le ayudará mucho en su progreso. Mientras conduce, puede decirse a sí mismo lo siguiente para sentirse tranquilo: Tengo miedo, pero puedo hacerlo. Estoy abierto a la posibilidad de que la conducción sea divertida y valga la pena.

Ponle nombre a tus miedos

El Método de la Verdad Brutal consiste básicamente en compartir tus miedos con alguien de confianza. A cambio, te dan una perspectiva positiva a la hora de enfrentarte a tus miedos. Por ejemplo, si tienes miedo a los juegos mecánicos, un amigo de confianza te señala que es un juego inofensivo.

 

También podría interesarte: Consejos para encontrar tu coche perfecto

Entradas relacionadas