Cómo puede BMW asegurar el futuro de MINI en EUA

El problema

En lo que se refiere al futuro de Mini en América del Norte, tengo un aspecto destacado en el juego. Soy un mini propietario. Si la marca va a sobrevivir en EUA, la empresa matriz BMW necesita arreglar lo bueno que rompió y posicionar a los Mini vehículos como autos pequeños europeos asequibles y divertidos para conducir, que son perfectos para las carreteras estadounidenses que se caracteirzan por el tráfico.

El Mini Cooper más económico, un modelo de entrada de tres cilindros, cuesta $ 22,750, incluido el envío. El modelo más caro, un John Cooper Works Countryman ALL4, incluido el envío, alcanza los $ 58,000. Eso no es barato en lo absoluto. Visita un lote de concesionarios y verás que la mayoría de los Minis tienen viniles con el rango de más de $ 30,000. Eso es demasiado para un automóvil pequeño en este mundo que está loco por los SUV.

También te puede interesar: Nissan Leaf 2019

El precio es un problema, el estilo es otro. El Mini actual es grotescamente fuera de proporción, con luces traseras de gran tamaño y faros que sobresalen demasiado.

Lo caricaturesco no se ven bien yendo o viniendo. Desde el año 2000, cuando BMW asumió la producción de Mini de MG Rover y lanzó la segunda generación, los autos han crecido en tamaño, precio y complejidad. Y con cada nueva iteración, se han alejado más de los valores de la marca.

Para arreglar el Mini, BMW necesita

1. Mejorar el aspecto de los coches. Los conductores de Mini queremos un diseño simple y limpio que se reconozca instantáneamente como un Mini, un automóvil que no se aleja demasiado de la silueta original de Mini.

Además, no necesitamos una nueva plataforma cada cinco años. Mantenlo simple y asequible. Y mantener las plataformas BMW debajo de los vehículos BMW. Si queremos un BMW, compraremos uno. Mini es el equivalente automotriz de un traje clásico de Savile Row. No necesita mucho cambio y actualización. El modelo original de 1959-2000 llevaba la misma ropa en toda su producción.

2. Reducir el desorden del modelo, el tamaño y los precios. Con el Smart de Daimler tirando la toalla en América del Norte, el Fiat 500 se tambaleó hasta el punto de la irrelevancia y General Motors y Ford salieron de los autos pequeños, el mercado está abierto para Mini.

Claro, debería haber Mini Coopers premium y de alto rendimiento, pero que establezca el rango de precios en, digamos, $ 20,000 en el extremo inferior (que está fuera de la puerta para un hatchback de nivel de entrada bien equipado) a $ 35,000 para el modelo más caro en el extremo más alto. La serie BMW 2, el mismo auto con una carrocería diferente, comienza en $ 36,295, incluido el envío. Eliminar la superposición de precios con los modelos de BMW.

Superleggera Concept

Para obtener algo de emoción en las salas de exhibición, Mini crea el impresionante concepto Superleggera. El roadster de aspecto elegante, con un precio de alrededor de $ 30,000 dólares le daría algo de vida a la marca. Sería el auto más divertido que saldría de Inglaterra desde el Triumph Spitfire o el MGB de MG.

A menudo les digo a mis amigos que conducir mi Cooper S 2010 es un verdadero placer, ya que puedo tirarlo en casi cualquier espacio de estacionamiento reducido siendo el auto un anti-SUV. A pesar de que manejé con un pie pesado la mayor parte del tiempo, el auto entrega alrededor de 52 kilómetros combinados por galón de gasolina.

Tiene solo 44,000 km, pero tendré que reemplazarlo algún día. Sin embargo, será mi último Mini a menos que BMW ponga el automóvil a una dieta de tamaño, peso, precio y lo envíe al cirujano estético para restaurar su aspecto clásico y elegante que alguna vez tuvo.

Entradas relacionadas