Viaje Familiar en auto

Hay una razón por la cual tantas familias cuentan y vuelven a contar las historias de viajes por carretera. La verdad es que estar tan cerca de los que más amamos puede crear situaciones divertidas y recuerdos maravillosos, pero también puede ser estresante. ¿Necesitas ayuda para evitar peleas y mantener la paz entre los niños? Sigue nuestros consejos para viajar en auto y haz que tu próximo viaje sea inolvidable.

Planifica con anticipación

Antes de salir a la carretera, se honesto de cuanto pueden aguantar tus hijos y tú en carretera. Si bien los niños mayores pueden ser capaces de lidiar con más de 10 horas en un viaje por camioneta, es probable que tu hijo de 4 años no pueda. En términos generales, los niños pequeños no deben ser sometidos a confinamiento en un automóvil por más de seis horas al día. Esto es tanto por tu cordura como por la de ellos.

Si su automóvil es más adecuado para viajes en la ciudad que para viajes largos, piensa en alquilar una camioneta. Una camioneta, como mínimo, dejará a todos suficiente espacio para crear su propio espacio personal. Si tu hijo de 8 años no comparte sus juguetes, lo más probable es que tampoco quiera compartir el espacio para el codo. Si decides alquilar, haz tu reserva con mucha anticipación, especialmente durante las horas pico de viaje. Independientemente de ser propio o rentado, asegurate de tener un buen seguro de auto. Si el auto es tuyo, no dudes en cotizar un seguro de auto online para obtengas el mejor seguro posible.

Comienza a empacar, al menos mentalmente, unos días antes de partir. Deja que los niños ayuden a empacar sus propias maletas si son lo suficientemente mayores y habla sobre el viaje con ellos: los niños se comportan mucho mejor cuando saben qué esperar. Las maletas listas dan menos confusión, menos detenerse y menos frustración el día de salida. Esto se traduce en un comienzo agradable para tu viaje por carretera.

Una excelente manera de evitar la pregunta inevitable ¿ya llegamos? Es darles a los niños un mapa o, ayudarlos a crear el suyo. Puedes trazar la ruta juntos y señalar puntos de referencia interesantes para que tengan una idea de a dónde van.

¿Qué traer?

La seguridad es lo primero: si decides alquilar un automóvil, trae tus propios asientos. Lo más probable es que sean de una calidad superior a las proporcionadas por las compañías de alquiler de automóviles y también más cómodas para los niños. Lleva contigo un botiquín de primeros auxilios para tratar pequeños percances.

Solo por esta vez, ve en contra de tus libros para padres y deja que la televisión cuide a tus hijos. Los reproductores de DVD portátiles pueden ser la clave de tu cordura en un viaje largo; es posible que desee llegar a conseguir uno para cada niño. Así no habrá peleas sobre si ver “Dora la exploradora” o “Spiderman”.

Lo que sea que estuvieras planeando traer en el camino para comer, duplícalo. Y arroja las reglas sobre la comida chatarra a la basura: dale a tu hija otra galleta o a tu hijo otra cajita de jugo. Un día de mala alimentación no puede destruir una vida de hábitos saludables. Empaque la comida que les guste y sea saludable y guarda las papas y chocolates para cuando se desespere.

Algunos otros elementos a tener en cuenta música favorita, mantas, almohadas y pequeños juguetes favoritos. Los libros para colorear y crayolas también mantendrán ocupados a los más pequeños; sorpréndalos con uno nuevo cuando el automóvil se ponga en movimiento.

Mantén el automóvil limpio llevando una bolsa de basura para recoger los restos de la hora de la merienda y toallitas húmedas para limpiar derrames menores. Un cambio de ropa fácilmente accesible (no embalado en el maletero) es una buena idea en caso de derrames o accidentes.

Checa también: Manejando a Puerto Vallarta desde Guadalajara

Entradas relacionadas