botiquin para viaje

¿Qué llevar en un botiquín médico para el viaje?

Es normal pensar que el salir de viaje y prepararse para una aventura basta con el destino, la ruta, un equipaje y la disposición, sin embargo, si piensas realizar un viaje por carretera y prefieres prevenir tener problemas mayores en caso de no estar en un lugar con atención médica. Algunos seguros de coches pueden brindarte auxilio a través del teléfono o puedes evitar problemas al ir preparado con un buen botiquín de viaje.

Con independencia del destino, hay una serie de fármacos que pueden ayudar a hacer frente a una situación de emergencia y evitar problemas graves de salud. Esto es lo que no puede faltar en el botiquín del viajero:

Repelentes de insectos

Hay algunas patologías graves que pueden prevenirse haciendo uso de un repelente de insectos. Deben aplicarse con frecuencia y en función de los hábitos del insecto amenazante (en caso de mosquitos y malaria o dengue, es mejor aplicárselo al atardecer o durante la noche).

Es mejor prevenir alguna de estas enfermedades, con tan solo aplicarse un poco de este repelente y que no te arruinen las vacaciones.

Analgésicos y antiinflamatorios

Es probable que durante el viaje se produzcan dolores o molestias generales como un dolor de cabeza o dolor muscular. El remedio básico son los analgésicos y antipiréticos, como el ibuprofeno, el paracetamol o el ácido acetilsalicílico.

Además, en caso de tener algún tipo de accidente en carretera, es posible que los seguros de coche acudan a tu auxilio sin medicamentos para el dolor. Por lo que tener analgésico y antiinflamatorios podría resultar de muchísima utilidad.

Por lo general se administran por vía oral y surten efectos minutos después de su toma. Se ha de tener especial cuidado si se sufre intolerancia gástrica, ya que pueden generar otro tipo de problemas.

Antiácidos

Cuando vamos a visitar algún lugar exótico o tomemos vacaciones gastronómicas, es posible que los cambios en la dieta durante las vacaciones puedan provocar molestias como acidez de estómago, nauseas o estreñimiento.

Para remediar estos problemas, se puede recurrir a antiácidos que lleven una composición de bicarbonato sódico o de sales de calcio, magnesio y aluminio. Es conveniente controlar en qué momento se toman estas soluciones, ya que pueden tener efectos secundarios tales como diarrea, aumento de la sed o espasmos gástricos.

Protectores solares

Aunque el destino escogido para las vacaciones no sea de playa, en vacaciones se produce una mayor exposición de la piel al sol y esto hace necesario el uso de foto protectores. Es importante escoger un protector solar que bloquee tanto rayo UVA como UVB, y se recomienda escoger aquellos superiores a un factor 30.

También es aconsejable que sean resistentes al agua, aunque no esté previsto el baño, ya que el protector permanece más tiempo sobre la piel. En caso de que por un descuido se haya producido una quemadura solar, es necesario llevar una crema para tratar este tipo de lesiones.

Gotas oculares de suelo salino

Los ojos suelen sufrir en verano más de lo habitual, debido a la continua exposición al sol o al agua de las piscinas. El botiquín debe incluir algún tipo de colirio para evitar enrojecimiento o picor, aunque también se puede optar por usar un suero fisiológico, si bien su acción hidratante es más limitada.

Apósitos para primeras curas

Es importante que el botiquín del viajero cuente con el utilitario necesario para curar posibles heridas y pequeñas lesiones que puedan surgir durante la estancia, sobre todo si el viaje incluye largas caminatas por la ciudad o rutas por la naturaleza.

El botiquín debe estar bien equipado de vendas compresivas, gasas, banditas, antisépticos yodados, etcétera, asegurándose siempre de que no hayan vencido la fecha de caducidad. También son de utilidad los parches para ampollas.

Antihistamínicos

Tanto si se produce una reacción alérgica inesperada como una picadura de un insecto, es conveniente tener a mano antihistamínicos. También una crema de cortisona puede ser de ayuda.

Todos estos elementos junto con el contar con un seguro de coches hará que tu experiencia esté más protegida y mejor planeada ante cualquier tipo de acontecimiento que pueda pasar. No olvides tomar precauciones constantes durante el viaje y ser prudente durante tu viaje en carretera.

Busca más recomendaciones como: Consejos para futuras mamás al volante

Entradas relacionadas