Cómo desinfectar un auto por el Coronavirus

Con el aumento de los casos en tiempos de pandemia, te mostramos algunos tips para que no haya ninguna bacteria o virus en tu vehículo.

La propagación del COVID-19 a nivel mundial es un hecho y el aumento de casos en México obligo a las autoridades del país a tomar medidas drásticas para tratar de evitar el contagio y que no se produzca una situación similar a la sucedida en diferentes zonas de Europa como en España o Italia, entre otros estados, al igual que Estados Unidos y Asia que se convirtieron en el epicentro de la pandemia después de China que es el lugar donde inicio la catástrofe.

Hay que estar seguros en México y hacer caso a los protocolos de prevención, usar artículos de higiene es de vital importancia como el limpiar de los accesorios y zonas de mucho uso como los automóviles o dispositivos electrónicos. Para tomar todos los recaudos correspondientes, te mostramos como desinfectar cualquier vehículo para evitar contagios.

Viaja Seguro

Si durante los últimos días sospechas que una persona con posibles síntomas viajo en tu auto o simplemente quieres prevenir la formación de bacterias, especialmente en el interior, es importante tener en cuenta diferentes cuestiones que te diremos. Es importante la limpieza y desinfección de nuestros autos para evitar problemas futuros de infecciones no solo en la actualidad.

¿Cuánto tiempo dura?

El virus puede tener mayor o menor persistencia dependiendo los factores climáticos y el tipo de superficie. Por ejemplo, según estudios, en acero inoxidable puede durar hasta 72 horas, en metal, plástico y vidrio (componentes de mucha presencia en los autos) hasta cinco días, incluso poco más de una semana. En los tapizados, el virus tiende a persistir menos que el acero, entre 12 y 36 horas.

Desinfecta tu auto para sentirnos todos protegidos y seguros en México y así evitar contagios involuntarios.

¿Qué partes lavar?

Uno de los principales elementos más sucios que sirven como foco de infección es el volante. Según algunos estudios de universidades en Estados Unidos, el volante es el sector con más bacterias dentro de un automóvil con aproximadamente 625 unidades de colonias (CFU).

Antes de ingresar al auto es importante lavarse las manos con jabón o alcohol en gel. También, las manijas del vehículo externas son uno de los lugares del vehículo con mayor transmisión de bacterias, por eso es recomendable pasar un paño para desinfectar este sector del vehículo. Algunos recomiendan utilizar guantes descartables luego de limpiarse las manos para iniciar el proceso de desinfección.

Al ingresar al vehículo, es importarse esparcir líquido desinfectante (igual que las manos) por el volante (los más sucio de todo), la palanca de cambios, los posavasos, manijas internas, botones, la radio o el sistema de refrigeración, pantalla multimedia (Cuidado con el líquido que elijas para este), el freno de mano, el cinturón de seguridad, entre otros objetos de mayor contacto corporal.

El lavado de vidrios y el aspirado de alfombras son dos acciones que pueden complementarse con la desinfección, debido a que principalmente en el segundo caso, atraen gran cantidad de suciedad, ya que son los elementos ubicados en el piso del auto y donde apoyamos los pies.

Algunos seguros en México recomiendan que, para limpiar tapizados, es mejor recurrir a aerosoles especiales, vitales para prevenir la aglomeración de bacterias. En el caso de toser o estornudar durante el proceso de limpieza o simplemente mientras estamos viajando en el auto, es fundamental cubrir con el lado interno del codo para no depositar los gérmenes sobre ninguna superficie. Al bajar… volver a empezar, ¡otra vez a lavarse las manos!

Checa también: Consejos para principiantes en coches

Consejos para principiantes en coches

Hay un sinfín de recomendaciones que podemos seguir a la hora de adquirir tu primer coche, revisar el aceite, cotizar un seguro de auto, revisar el mantenimiento general, checar los niveles de anticongelante entre los más populares.

Sin embargo, en este artículo vamos a darte algunas recomendaciones extra que te ayudaran a ti o a cualquier primerizo a que se vaya familiarizando con su coche.

Presiones de los neumáticos

Tus neumáticos se desinflan naturalmente todo el tiempo. Tendrás que ir a una estación de servicio y poner aire en ellas periódicamente. Debes revisar tus neumáticos cada 4-8 semanas.

Si tus neumáticos están inflados por debajo, usará más combustible del necesario. No infles demasiado los neumáticos porque esto reduce la cantidad de neumáticos en contacto con la carretera y le da menos agarre.

Si tus neumáticos están demasiado inflados, se desgastarán en el medio; si están sub inflados, los llevarán en los hombros; si están desalineados o si tienes demasiada curvatura, se usarán en un hombro mucho más rápido que en otro.

Algunos automóviles tienen monitoreo de la presión de las llantas y mostrarán una advertencia en el tablero si una o más llantas tienen una presión incorrecta.

Rotación de neumáticos

Para mantener el desgaste de tus neumáticos, incluso puedes rotar tus neumáticos cada 10.000 km. Esto significa cambiar las ruedas de lado a lado, de adelante hacia atrás o en diagonal. Si tienes neumáticos unidireccionales, no cambies de lado a lado, de lo contrario, los neumáticos terminarán girando en la dirección incorrecta para el patrón de la banda de rodadura y no dispersarán el agua efectivamente en mojado. Puede cambiar la parte delantera izquierda a la parte posterior izquierda y viceversa.

¿Qué hacer en un accidente?

Ya sea que fuera o no tu culpa, los accidentes pasan muy a menudo por fallas humanas o distracciones de los conductores. Lo primero que debes hacer es mantener la calma y llamar a tu seguro de autos (es necesario contar con uno si deseas circular en cualquier parte de México) Hay un montón de aseguradoras que pueden brindarte la cobertura y servicio que buscas. Solo debes de cotizar un seguro de auto con responsabilidad civil o daños a terceros (este tipo de cobertura es la mínima necesaria para circular en México)

Se ha agotado el líquido de lavado del parabrisas

Mantenerlo lleno es particularmente importante en invierno, ya que el parabrisas de tu automóvil se ensuciará con mayor frecuencia. Si se queda sin agua en la botella de la lavadora, podrías quedar atrapado con un parabrisas que no puede ver.

La bombilla del faro se ha fundido

No toques el vidrio cuando lo reemplaces porque el aceite de sus dedos se calentará en la superficie de la bombilla y hará que se agriete. Usa guantes de goma o una toalla de papel o un paño limpio para sujetar la bombilla si necesitas tocar el área de vidrio. Está bien tocar el área de metal.

Un indicador parpadea más rápido que el otro.

Esto significa que una de las bombillas indicadoras se ha fundido. Consulta el manual del propietario y puedes obtener un reemplazo en cualquier tienda de autopartes. Por lo general, son bastante fáciles de reemplazar.

Hay un golpe de una de las ruedas delanteras.

Acércate a un mecánico para revisar las juntas y casquillos de CV. Podrían estar saliendo, especialmente si solo sucede cuando giras. Si sucede cuando frenas, podrías haber roto un rotor de freno.

Ten cuidado con estas medidas preventivas y en el mejor de los casos siempre es bueno contar con un seguro de auto de confianza, por lo que, si no has adquirido alguno, es importante que comiences a cotizar un seguro de auto lo antes posible para que se adapte a tus necesidades.

Busca más consejos como: ¿Qué llevar en un botiquín médico para el viaje?

¿Qué llevar en un botiquín médico para el viaje?

Es normal pensar que el salir de viaje y prepararse para una aventura basta con el destino, la ruta, un equipaje y la disposición, sin embargo, si piensas realizar un viaje por carretera y prefieres prevenir tener problemas mayores en caso de no estar en un lugar con atención médica. Algunos seguros de coches pueden brindarte auxilio a través del teléfono o puedes evitar problemas al ir preparado con un buen botiquín de viaje.

Con independencia del destino, hay una serie de fármacos que pueden ayudar a hacer frente a una situación de emergencia y evitar problemas graves de salud. Esto es lo que no puede faltar en el botiquín del viajero:

Repelentes de insectos

Hay algunas patologías graves que pueden prevenirse haciendo uso de un repelente de insectos. Deben aplicarse con frecuencia y en función de los hábitos del insecto amenazante (en caso de mosquitos y malaria o dengue, es mejor aplicárselo al atardecer o durante la noche).

Es mejor prevenir alguna de estas enfermedades, con tan solo aplicarse un poco de este repelente y que no te arruinen las vacaciones.

Analgésicos y antiinflamatorios

Es probable que durante el viaje se produzcan dolores o molestias generales como un dolor de cabeza o dolor muscular. El remedio básico son los analgésicos y antipiréticos, como el ibuprofeno, el paracetamol o el ácido acetilsalicílico.

Además, en caso de tener algún tipo de accidente en carretera, es posible que los seguros de coche acudan a tu auxilio sin medicamentos para el dolor. Por lo que tener analgésico y antiinflamatorios podría resultar de muchísima utilidad.

Por lo general se administran por vía oral y surten efectos minutos después de su toma. Se ha de tener especial cuidado si se sufre intolerancia gástrica, ya que pueden generar otro tipo de problemas.

Antiácidos

Cuando vamos a visitar algún lugar exótico o tomemos vacaciones gastronómicas, es posible que los cambios en la dieta durante las vacaciones puedan provocar molestias como acidez de estómago, nauseas o estreñimiento.

Para remediar estos problemas, se puede recurrir a antiácidos que lleven una composición de bicarbonato sódico o de sales de calcio, magnesio y aluminio. Es conveniente controlar en qué momento se toman estas soluciones, ya que pueden tener efectos secundarios tales como diarrea, aumento de la sed o espasmos gástricos.

Protectores solares

Aunque el destino escogido para las vacaciones no sea de playa, en vacaciones se produce una mayor exposición de la piel al sol y esto hace necesario el uso de foto protectores. Es importante escoger un protector solar que bloquee tanto rayo UVA como UVB, y se recomienda escoger aquellos superiores a un factor 30.

También es aconsejable que sean resistentes al agua, aunque no esté previsto el baño, ya que el protector permanece más tiempo sobre la piel. En caso de que por un descuido se haya producido una quemadura solar, es necesario llevar una crema para tratar este tipo de lesiones.

Gotas oculares de suelo salino

Los ojos suelen sufrir en verano más de lo habitual, debido a la continua exposición al sol o al agua de las piscinas. El botiquín debe incluir algún tipo de colirio para evitar enrojecimiento o picor, aunque también se puede optar por usar un suero fisiológico, si bien su acción hidratante es más limitada.

Apósitos para primeras curas

Es importante que el botiquín del viajero cuente con el utilitario necesario para curar posibles heridas y pequeñas lesiones que puedan surgir durante la estancia, sobre todo si el viaje incluye largas caminatas por la ciudad o rutas por la naturaleza.

El botiquín debe estar bien equipado de vendas compresivas, gasas, banditas, antisépticos yodados, etcétera, asegurándose siempre de que no hayan vencido la fecha de caducidad. También son de utilidad los parches para ampollas.

Antihistamínicos

Tanto si se produce una reacción alérgica inesperada como una picadura de un insecto, es conveniente tener a mano antihistamínicos. También una crema de cortisona puede ser de ayuda.

Todos estos elementos junto con el contar con un seguro de coches hará que tu experiencia esté más protegida y mejor planeada ante cualquier tipo de acontecimiento que pueda pasar. No olvides tomar precauciones constantes durante el viaje y ser prudente durante tu viaje en carretera.

Busca más recomendaciones como: Consejos para futuras mamás al volante