¿Quieres un coche? Aprende como alquilar.

El leasing de un coche es una forma de “tomar prestado” un coche en lugar de comprar uno nuevo o usado. Suele conllevar un contrato de tres o cuatro años y un acuerdo exhaustivo, por lo que hay que tener en cuenta muchos factores antes de firmar este compromiso a largo plazo.

Elegir el leasing en lugar de comprar un coche puede ser una buena manera de conducir un coche más nuevo con la última tecnología y características por menos dinero al mes. Si estás preparado para alquilar un coche, sigue estos pasos:

Investiga

A la hora de alquilar un coche, tienes muchas opciones, casi todas dentro de los modelos más recientes. Lo primero que tienes que hacer es limitar el tipo y la marca que te interesan y tener en cuenta cómo se ajusta el precio a tu presupuesto.

Para elegir el juego de ruedas adecuado, preste atención a sus hábitos de conducción y a cómo el vehículo se adaptará a su estilo de vida.

Cuando hagas el presupuesto, prepárate para pagar una pequeña cantidad de dinero antes de salir del concesionario para cubrir los impuestos, una serie de tasas y el seguro responsabilidad civil para tu auto. Además, si quieres asegurar unos pagos mensuales más bajos durante todo el contrato de alquiler, puedes considerar la posibilidad de poner un dinero adicional como adelanto.

Visita los concesionarios de coches

A continuación, visita algunos concesionarios y haz algunas pruebas de conducción del coche que te guste. Eso te ayudará a delimitar lo que buscas exactamente. Puede llamar con antelación para saber qué hay disponible y si se permiten las pruebas de conducción.

Cuando visite los concesionarios, tenga en cuenta que puede encontrarse con precios más altos. La escasez de inventario no ha dejado indemne al mercado de leasing y, aunque todavía tiende a ser más barato que la compra, prepárese para la competencia.

Negocie las condiciones de su leasing

Durante el proceso de arrendamiento, prácticamente todo está sujeto a negociación. Y la fase de negociación es la única oportunidad que tendrá de conseguir por escrito las ventajas que desea. Para ser el mejor negociador, comprueba los precios actuales en sitios como el Kelley Blue Book y recuerda negociar algo más que el precio.

Un buen acuerdo de alquiler es aquel que te permitirá pagar el coche lo menos posible durante la vida del préstamo, incluido el pago inicial. Si la negociación te intimida, lleva a un amigo de confianza para que se encargue de la dura conversación.

Compara ofertas

Aprovecha los recursos online y compara las ofertas que tienes para conseguir el mejor trato. Hay muchas opciones disponibles cuando se trata de leasing, así que consulta unos cuantos concesionarios antes de firmar tu vehículo.

Cunado compares las ofertas de leasing fíjate en la letra pequeña y en el propio vehículo. Al probar el vehículo, presta atención a cómo se conduce y si se adapta a tu estilo de vida.

Si el leasing es adecuado para ti, haz los deberes y compara precios para asegurarte de que consigues un leasing que se ajuste a tus hábitos de conducción y a tu presupuesto. Presta mucha atención a los costes mensuales y a los términos y condiciones. Para calcular el importe de tu pago mensual, el concesionario analizará el valor del coche nuevo frente a su valor residual. Como en cualquier operación de financiación, cuanto más alta sea tu puntuación de crédito, más bajo será el tipo de interés.

Mantener el coche durante el contrato de alquiler

Recuerda que tienes que entregar el coche al final del contrato de alquiler. Si no está en buenas condiciones, es posible que tengas que pagar cargos adicionales.

Antes de alquilar un coche, pregunta por las directrices sobre el estado de finalización del alquiler. Estas directrices especifican los tipos de daños que tendrías que pagar antes de devolver el coche.

Si el coche tiene daños importantes, los conductores pueden esperar que se les cobre el precio completo del mercado por las reparaciones. Al final del contrato de alquiler, tendrás varias opciones. Puedes entregar el coche al concesionario, comprarlo o alquilar un coche nuevo.

Elegir las mejores condiciones finales de arrendamiento

Ahora es el momento de volver a involucrar a tu concesionario local. Llama al vendedor que te ayudó en la prueba de conducción y pregúntale si puede superar el presupuesto del ganador de la búsqueda por Internet/correo electrónico. Si puede superar su presupuesto, repite el proceso y pregunta al ganador de la búsqueda por internet/correo electrónico si puede superar a tu concesionario local.

En cuanto uno de los concesionarios se niegue a mejorar, deberías sentirte cómodo alquilando el coche al otro concesionario sabiendo que no has dejado demasiado sobre la mesa.

Podría interesarte también: 4 Consejos para conducir de forma segura

Entradas relacionadas